Las Calendas Oaxaqueñas

¡Espiritualidad, vínculos y devoción! Las Calendas es una festividad originada en el Siglo XVI por los misioneros dominicos, cuando Oaxaca fue evangelizada.

Esta celebración no sólo se dedica a la religión y a sus devotos, sino que une a la comunidad de Oaxaca, entre familias y vecinos.

La festividad marca el inicio de las fiestas patronales en los Valles Centrales de Oaxaca. Su intención es que todos sean iguales, fomentando la tranquilidad, liberándose del estrés de un día cotidiano; llenando a toda la población de sonrisas y un sentido de pertenencia.

Con estas acciones, se le demuestra al Santo Patrono la importancia de la comunidad y de esta manera, poder pedirle un favor por medio de una manda.

Las Calendas comienzan en la casa de la Madrina Principal, la cual es elegida por el Mayordomo Principal. Ahí se ofrece mezcal, galles y otros aperitivos. Ya listos, empieza el recorrido hacia la casa de los diferentes mayordomos.

El cielo se llena de diferentes cuetes, grandes y pequeños, que anuncian la cercanía de la procesión. Después, se escuchan los sonidos antiguos, creados por el tambor que retumba y la chirimía con delicados acordes.

Por las calles comienzan a desfilar los famosos Gigantes, lo cuales son elaboradas de carrizo y sus cabezas son de papel maché. Estos surgieron del imaginario colectivo, volviéndose figuras emblemáticas de la fiesta.

Las marmotas son otro elemento de gran tamaño que acompaña estas figuras, son unas esferas que antiguamente portaban misterios religiosos de la festividad del día siguiente. Ahora, llevan frases emblemáticas para la comunidad.

Detrás de éstas, comienzan a sonar los instrumentos de la banda de viento; una tradición musical que fue adoptada por el Estado de los francés. Su música se escucha durante toda la celebración.

Otro elemento imperdible son las Chinas Oaxaqueñas, invitadas por la llamada Madrina Principal, la cual reúne a las mujeres para bailar en Las Calendas con sus canastas llenas de flores sobre sus cabezas, algunas también colocan cuetes.

Al llegar al Templo, se realizan diferentes bailes en el atrio. Las Chinas dejan sus canastas como ofrenda al Santo Patrón y se dedican a la quema del castillo de cuetes.

A pesar que muchas comunidades tienen diferentes puntos para el recorrido de Las Calendas, todos los lugares ofrecen comida y bebidas para las personas que conforman la procesión, fomentando la intención de unir a la gente para celebrar la fe.

¡Siente el sentido de comunidad en Oaxaca! En Hotel Misión de los Ángeles te haremos sentir como en casa, ¡reserva ya!
¡Reservar ahora!